Receta para preparar crema Chantilly

Crema Chantilly

 

Esta deliciosa crema es ideal para complementar increíbles recetas, ya que su textura y volumen además de aportar un exquisito sabor a nuestros platos nos permite dar rienda suelta a nuestra creatividad. Esta maravilla culinaria viene de Francia, donde  el príncipe de Condé, Luis José de Bourbon en 1775 , propietario del domaine de Chantilly, motivado por la convivencia con la naturaleza y la vida sana y simple de los campesinos hace construir la Aldea de Chantilly.

Siete casas de campo, son entonces construidas al este del parque: un establo, una lechería, un molino, un cabaret, un granero y dos pequeñas casas rusticas, con tejados de paja. Formando un pequeño pueblo dentro de un paisaje sombreado.

 

El príncipe de Condé gustaba de realizar con bastante regularidad cenas y meriendas para sus familiares y allegados,  habiendo recibido en la aldea huéspedes importantes como, en 1777 al emperador José II, hermano de María Antonieta (quien se inspirara de esta Aldea para construir la aldea de Trianon) además de las hijas de Luis XV.

La aldea se convierte en lugar de fiestas magnificas, conciertos, paseos en piragua en el pequeño canal y de cenas refinadas.

En 1784, la baronesa María Féodorovna, da informaciones preciosas acerca de la recepción: “nunca antes había comido una crema tan buena, tan apetitosa, tan firme. Tenía un plato de frutas en conserva y los primores mezclados, envueltos con una mouse, flores del campo con nidos de pájaros en las cuatro esquinas, formaban la más bella copa jamás admirada”.

Por fin por primera vez se situaba la crema Chantilly en Chantilly!

Las cremas batidas se usaban bastante en el siglo XVII en Francia pero quien tuvo la idea de poner azúcar y esencia de vainilla en la crema que es lo que la hace crema Chantilly aún sigue siendo un misterio.

A continuación te enseñaremos cómo preparar esta delicia culinaria y te daremos un excelente truco para que tu crema batida esté firme por muchas horas.

Receta:

Ingredientes:

  • 250 gramos de crema de leche entera muy fresca
  • 3 cucharadas de azúcar impalpable
  • Tres gotas de esencia de vainilla
  • Una cucharadita de gelatina sin sabor (para que conserve su consistencia por muchas horas)

Materiales:

  • Batidor globo o batidora eléctrica
  • Bowl o tazón preferiblemente de acero inoxidable o cerámica

 

Preparación:

Para batir la crema puedes utilizar un batidor globo o una batidora eléctrica, en ambos casos, el batidor o las aspas deben haber pasado un buen rato en la nevera así como el bowl para que estén bien fríos y ayuden a dar la consistencia a nuestra crema batida.

La crema de leche también debe preferiblemente haber pasado 12 horas como mínimo en la nevera.

Primero en un pocillo de agua viertes a manera de lluvia la gelatina sin sabor y la dejas hidratar por un minuto, luego la calientas por unos segundos en el microondas o en la estufa para que la gelatina se disuelva, pero ten cuidado de no calentarla demasiado ya que queremos que nuestra crema esté bien fría para que sea más consistente.

Pon la crema de leche en el bowl y comienza a batir a velocidad baja aumentando poco a poco el ritmo a medida que la crema va cogiendo aire y contextura hasta alcanzar la máxima velocidad, cuando nuestra crema ya empiece a hacer ondas le agregas la gelatina poco a poco vertiéndola a manera de hilo delgado sin dejar de batir, luego incorpora también el azúcar impalpable y continúa batiendo hasta que la crema esté a punto de nieve, es decir, cuando puedas voltear el bowl boca abajo y la crema no se caiga.

Ten mucho cuidado de no batir la crema más de la cuenta por que se separará y se volverá mantequilla.

 

 

 

Ahora pon el bowl con la crema en el refrigerador por un par de horas para que la gelatina obtenga toda su firmeza y listo! ya puedes disfrutar de una deliciosa crema Chantilly.

Te recomendamos aplicarla con la ayuda de una manga de repostería, las puedes conseguir en tiendas especializadas y vienen de tela para varios usos o de plástico para un sólo uso.

 

 

También puedes añadir colores y sabores diferentes a tu crema para dar rienda suelta a tu creatividad con deliciosas preparaciones como estas:

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *